La otra pandemia que no se ve

 

Tiene herida el alma, rota, está asustada,

afligida y  horrorizada, en sus ojos se refleja

el dolor y la tristeza de esa  pesadilla.

Piensa en el pasado, de los recuerdos

vividos, cuando la tenía en sus brazos 

y con tanto amor la amamantaba.

 Está arrepentida de ser como no debía y

 vivir una mentira, de ser una conformista,

idealista y seguir herida marcada por la vida.

Consternada por esta sociedad, que mira para 

otro lado sin querer ver la crueldad del 

despiadado mal nacido que tiene por marido.

 Con  esta terrible incomunicación ahora

  está más a merced de sus golpes he insultos

tan solo ella lo sabe lo soporta y lo calla.

Incierto destino, tan lleno de dolor con

esa incertidumbre de que la escuche Dios

 quiere morir, grita al cielo acuérdate de mí.

El miedo no la deja seguir y mira a sus ojos

y sigue la vida, mamá le ama, y ha de vivir.

protegerla y cuidarla, siempre será su fin. 

Su vida está destrozada, sin aliento, ni fuerzas

 para vivir ,tan solo por ella ha de resistir, cariño

 no temas en cualquier momento podremos salir.

Carmiña Carmela